Hoy he salido.

Por: El alma en cada disparo.

Hoy tenía que salir, no por gusto, si no por obligación. Hay que hacer compra para una persona de 90 años. Para ello planteo un plan, primero lo perecedero. Así que, pertrechado con dos bolsas y una mochila, me dispongo o ir al mercado de Juan de Austria. Allí hay producto de primera calidad y no tengo que esperar a que me atiendan, ni tengo que esperar colas y mientras me atienden en la frutería, en la polleria me preparan el mandado. En menos de 10 minutos he terminado.

Con la mochila llena, me dirijo al supermercado para comprar yogures especiales y droguería varía. Al entrar, y después de esperar media hora, me sirven gel antiséptico y me enfundo unos guantes de plástico, preparo el pedido en el carro y me dirijo a cajas, dirijo una sonrisa de agradecimiento a la persona que me atiende, y me dirijo a la Plaza… No puedo evitar la sensación de desesperanza que he notado en las personas que me he cruzado en el camino. Ojos tristes, y cara con mascarillas varias. Miradas llenas de tristeza e incertidumbres. Todas iguales.

Procuro entretenerme lo mínimo posible, pero llevo una mano libre y una cámara en el bolsillo. No puedo evitarlo, y ya que puedo parar… Saco la cámara en automático y me dispongo a sacar alguna imagen que regalaros y así poder alegrar vuestra vista. Os quiero. Cuidaros y recordad. Todo va a salir bien, #yomequedoencasa. Por tu familia, por la mía… Por nuestros mayores y enfermos.

Un saludo.