Familia

Pasa el tiempo inexorable, ese al que no echamos cuentas y que vendemos al trabajo y a los diversos avatares de la vida sin pensar que podemos hacer algo mucho mejor con él.

Aquellos a los que amamos y que nos gusta tener cerca se merecen que pongamos el alma en cada segundo que estamos con ellos.

Cómo hoy, cenita en un lugar privilegiado, me he sentido obsequiado con un picoteo, una charla fluida y la mejor compañía que podía desear hoy. ¡ Gracias por estar ahí !

Foto tomada a pulso con Huawei P30 pro..